Alcoholismo (2)


alcoholismo

Hemos aprendido la dura lección de que todo intento por dejar de beber fue inútil, de que el alcohol había nublado nuestra conciencia y jamás pensamos ser víctimas de una enfermedad. Nos negamos a admitir hasta la elocuencia de los hechos nuestra impotencia frente al alcohol y defendimos nuestra enfermedad a las gradas de la locura y de la muerte.

Culpamos a todos de nuestras desgracias, de nuestros fracasos y frustraciones, pretendiendo despertar la conmiseración de familiares y amigos. De alguna manera a muchos de ellos les hicimos cómplices de nuestra manera de beber y de nuestra manera de vivir. Fue necesario tocar fondo, es decir, en el límite de la desesperación, al final de nuestra terrible y trágica experiencia, cuando el concepto y la estima de nuestra persona a fuer de engañarnos estaba rota, surgió una solución, una decisión capital: tuvimos que admitir la dura decisión de aceptar la ayuda de Alcohólicos Anónimos o morir alcoholizados.

 

Virgilio A., Boletín del Movimiento 24 Horas, núm. 1 (febrero de 1984)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s